NECESITO DE VUESTRA COLABORACIÓN


Cualquier sugerencia, recuerdo o anécdota, así como material gráfico será recibido con gratitud. No dude en ponerse en contacto. Gracias a todos.

email: laciudadlineal@yahoo.es

TODOS LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG ESTAN PROTEGIDOS POR EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

domingo, 15 de septiembre de 2013

YO VIVÍ EN LA CIUDAD LINEAL 2ª parte. (José Alberto Lorenzo)



Mi nombre es José Alberto Lorenzo y aunque en realidad mi estancia en aquella ciudad fuese muy corta y efímera jamás olvidaré las tardes de estío que en ella viví.
Corría el año 1942 cuando mis dos hermanos y mi hermana fuimos por primera vez aquella casa de la Ciudad Lineal en la que residía un tío segundo de mi madre, Francisco Ruiz Fernández, al que nosotros llamábamos Paco, con su hermana Josefa (Pepa) ciega desde los seis años y que había quedado al cargo de él tras la muerte de sus padres.   En este menester le ayudaba otra tía de mi madre Consuelo (Telo) a la que nosotros teníamos gran aprecio, por ser una mujer muy simpática y emprendedora, además de progre para la época.
El caso es que en aquel hotelillo en el que los  tíos de mi madre vivían no era de su propiedad sino que residían allí por un acuerdo al que habían llegado con su dueño el que resulto ser José María Jarabo Guinea.

Llegados a este punto y si el lector es fiel a este blog se habrá dado cuenta que esta finca a la que nos referimos era “La Rosaleda”, sita en el antiguo nº 305 de Arturo Soria y a la que dedicamos el capitulo “José María Jarabo, el asesino de la Ciudad Lineal.”
Efectivamente y como relatamos en aquella ocasión la finca situada en la manzana 86 entre las calles del Marques de Urquíjo (Lorenzo Solano Tendero)  y Marques de Torrelaguna (Estrecho de Mesina) fue adquirida por el ilustre abogado don José María Jarabo Guinea en el año 1928 a otro propietario, y fue allí donde la familia paso la guerra civil hasta que en 1940 se trasladaron a vivir a Puerto Rico.

Es en ese momento cuando los tíos de mi madre se trasladaron allí quedando a cargo de la finca debido a que el tío Paco se casó con una viuda que tenía dos hijos, José Manuel y María Teresa, y esta última era la esposa de José María Jarabo, el padre del asesino. Así pues realmente no eran familiares, sino simples amigos que pactaron de mutuo acuerdo que ellos permanecerían en la finca hasta su retorno de las Américas.


El tío Paco y Mª Cañal Texido abuela de José Mª  Jarabo.


Es entonces cuando yo comencé a pasar los veranos allí, desde que era un bebé hasta los ocho años cuando José María Jarabo (hijo) volvió de Puerto Rico y reclamó la propiedad de la finca. Corría el año 1950 y con un poder notarial de su padre José María obligó a las tías Telo y Pepa a abandonar la casa, trasladándose estas a Reinosa de donde eran originarias. En mi estancia en aquella casa no coincidí con Cuqui (era así como nosotros llamábamos a Jarabo hijo) nada más que en una ocasión, cuando se presentó en la finca con dos amigos. El que tendría por aquel entonces veintitantos años, y entraba y salida de la vivienda que en realidad era de su propiedad cuando le venía en gana a pesar de que en ella residían los tíos de mi madre y nosotros que pasábamos con ellos el verano. Subió al desván de la casa con sus colegas y yo les seguí sin que se dieran cuenta, aquella gigantesca habitación estaba llena de juguetes inconcebibles en aquella época, trenes eléctricos, juegos de mesa, e incluso un pequeño organillo. Cuqui se acercó a una de las paredes y sacó uno de los ladrillos de los muros, tras él escondía unos libros y una pistola; yo salí corriendo escalera abajo tratando de olvidar lo sucedido aunque sinceramente no creo que la pistola fuese real.

                              
El famoso Cuqui en octubre de 1940 y el recordatorio de su primera comunión.

Poco después de aquel suceso mi familia abandono la casa y no supimos más de él hasta que nos enteramos del múltiple asesinato a través de las noticias. Antes de su ejecución su madre volvió a España y paso unos días en casa de mis padres. Ella siempre negó que su hijo fuese un asesino, pero él mismo lo confesó. Tras su muerte su madre encargó unos recordatorios y volvió a Puerto Rico, nunca jamás tuvimos más noticias de ellos.

                      
   Recordatorio de defunción de Cuqui.

Aquí acaba la historia de Jarabo pero no la mía, ya que durante los ocho años que yo pasé en aquella casa disfruté de algo muy especial y que jamás podré olvidar.

 
  Maravillosa imagen de la casa en construccion incluida en la coleccion de postales publicadas por la CMU. 
Obsérvese el detalle del error tipográfico de la manzana cuando en realidad era la 86.
Imagen cedida por la Coleccion KLUMPCOL 


Recuerdo perfectamente la finca, con su gran puerta de hierro y el numero 305 esmaltado en color azul y blanco. A la derecha quedaba el garaje, y la izquierda la casa de servicio que en aquella época estaba deshabitada. Junto a la casa de servicio existía un corralito con alambrada en el que había varios edificios destinados a conejeras y gallineros. Un largo pasillo adoquinado conducía al visitante hasta una preciosa rotonda donde se había plantado una palmera, a ambos lados multitud de arboles, plantas y flores que formaban macizos remarcados por una preciosas piezas de cerámica de colores. Al fondo entre la vegetación se levantaba la casa, de dos plantas y con un precioso porche de entrada.


Impresionante imagen de la finca la Rosaleda antes de ser propiedad del Sr. Jarabo allá por los primeros años veinte.


       
Dos aspectos del jardin. Se parecia el detalle de la plazoleta que rodeaba a la gran palmera y un aspecto de la casa, observeseen la imagen  que el balcon del piso principal que era originalmente de madera fue sustituido por otro de hierro más resistente.

Una escalinata con barandilla de madera daba paso al gran porche que daba entrada a la casa, estaba solado con baldosín de colores y resguardado bajo un tejadillo.  La casa era verdaderamente grande, más aún cuando uno es tan pequeño. Traspasando la puerta de entrada se encontraba el hall desde donde partían todas las dependencias de la casa, y al fondo las escaleras. El gran salón comedor era la zona más misteriosa y privada de la casa, allí no pasábamos casi nunca, recuerdo una gran mesas de comedor y un gramófono de bocina en uno de sus laterales.


  

Han pasado casi setenta años pero aún recuerdo aquella escalera y a mi perrillo que terminó enterrado en el propio jardín de la casa.



La planta superior estaba dividida en cuatro dormitorios, un espacioso cuarto de baño y un gran armario ropero. Yo dormía junto a mis hermanos en la habitación que quedaba sobre la puerta de entrada y que en realidad servía de paso para el resto de las dependencias. En realidad yo era muy pequeño y no recuerdo perfectamente la distribución de la familia pero sí que mis tías dormían en el dormitorio más grande, el del balcón y en el no entré más de dos o tres veces. En la planta superior se encontraba la buhardilla que fue donde ocurrió la anécdota de Cuqui y que ya os he relatado.


Casi todo el tiempo que yo pasé en aquella casa trascurrió en aquel maravilloso jardín en el que corríamos y trasteábamos. La parte trasera de la finca colindaba con un inmueble que en tiempos había sido el colegio de María Teresa y donde la hermana de Cuqui y el mismo habían cursado sus estudios de primaria e incluso tomado la primera comunión. Tras en el inmueble se estableció Auxilio Social, donde se educaba y recogía a centenares de niños que habían quedado huérfanos tras la contienda. Batalla de Brunete fue el nombre que adopto este refugio y donde cada día centenares de niños salían al recreo a jugar con una cochambrosa pelota. Mis hermanos y yo les mirábamos  desde lo alto de la tapia, todos iban ataviados con uniformes y su cabeza estaba muy escasa de pelo. Cuando nos veían y a espaldas de los profesores y tutores nos arrojaban piedras seguramente por envida de aquellos juguetes que lucíamos, e incluso en alguna ocasión vimos cómo les “sacudían” por desobedecer sus órdenes. Un día el maltrecho balón voló sobre la tapia y cayó en el jardín, mis hermanos y yo nos quedamos parado y confusos, mi hermano sin pensarlo chutó la pelota y volvió a traspasar la barrera que nos separaba. Al momento una enorme algarabía nos dio las gracias por la devolución y además nunca más nos volvieron a arrojar piedras.

Patio de recreo y algunas de las clases de la parte posterior del Auxilio Social Batalla de Brunete. En el margen superior izquierdo se ve al tranvía circulando por la calle principal, y la parte inferior era la que colindaba con la finca la Rosaleda.

También recuerdo el haber ido con la familia a comer al bar “La Juanita” que se encontraba muy cerca de nuestra casa, en la misma calle del Marqués de Torrelaguna esquina con el camino de la Cuerda y donde degustábamos unas maravillosas paellas.

Cuando mis tías salieron de aquella casa ni yo ni mi familia volvimos a pasar por allí.




Las tias Telo, Pepa y Teresa en Reynosa.

Despues pasó el tiempo y las tias que habían vuelto a Reynosa fueron falleciendo. Olvidé aquella casa durante muchísimo tiempo y no fue hasta los años 70 cuando trabajaba en las cercanías cuando me decidí a acercarme hasta allí para ver si aún seguía en pie. Efectivamente el edificio estaba allí, y no pude resistir llamar al timbre para intentar ver la finca. Al contrario de lo que el lector podría pensar atendieron a mi llamada y es más, me invitaron incluso  a pasar y visitar la vivienda. Todo parecía estar en su lugar, el tiempo se había detenido en aquel chalet de mi infancia. La casa se había reformado, al parecer el propio Cuqui había encargado una reforma completa de aquella casa antes de que se la embargaran.


Lo más llamativo y horrendo de aquella reforma era el baño de la planta principal que había sido alicatado por completo en mármol negro, y en el que su propietario se había gastado una desacertada fortuna. Desde luego aquel día volvieron a reavivarse mis recuerdos. Pensé mucho tiempo en ello pero los avatares de la vida fueron dejándolo en un tercer plano hasta prácticamente olvidarlo.
Los años siguieron trascurriendo y tuve noticias de que la finca se había vendido y la casa derribado, en su lugar un edificio de viviendas borraba por completo mis recuerdos de niñez.
El último contacto con estos recuerdos y además uno de los más intensos llegó no hace muchos años cuando sufrí una aneurisma cerebral de que muy pocos pensaron que me recuperaría. Durante mi estancia en la UCI de aquel hospital y durante más de un mes no dejaba de pensar en mi niñez y en aquella casa que desde luego hizo meya en mi infancia y que jamás podré olvidar aunque ya solo sea un recuerdo.

Hace algunos meses vi el artículo de Jarabo en internet y nuevamente florecieron con más fuerza mis recuerdos que conté al autor de este blog para que todos pudierais disfrutar de ellos.

Mi mas sincero agradecimiento a José Alberto Lorenzo por sus memorias y recuerdos y a Juanjo y Yolanda por su aportación gráfica.



martes, 10 de septiembre de 2013

¿POR QUÉ ARTURO SORIA?

¿Por qué Arturo Soria? es un reportaje dirigido por Antonio Peláez Barceló y producido por Amparo Santisteban en el que se profundiza en la vida del genial personaje y se a ahonda en su gran sueño, la Ciudad Lineal.

Este  tráiler es un adelanto del cortometraje de 22 minutos en el que se repasa la historia en manos de personas que han seguido sus pasos, sociólogos, arquitectos, historiadores, catedráticos e incluso familiares del propio personaje, y en el que yo también he participado aportando mi pequeño granito de arena.

Es por ello que debo estar sinceramente agradecido a Antonio Peláez y Amparo Santisteban por haberme dado la oportunidad de rendir en cierta manera este pequeño homenaje a la persona de Arturo Soria.

Desde aquí les deseo muchísima suerte con el proyecto.

video

miércoles, 5 de junio de 2013

FERIA DEL LIBRO

Nuevamente la editorial "La Librería" me brindó la oportunidad de acompañaros este año en la Feria del Libro de Madrid, donde estuve encantado de charlar un rato con todos vosotros y dedicaros los ejemplares mis libros "Un paseo por la Ciudad Lineal" y "Cines de Madrid".